martes, 24 de junio de 2008

Una lluvia inesperada

Estoy de vacaciones y suelo pasear a primera hora de la mañana, antes que sol caliente demasiado las calles de esta ciudad mía tan bochornosa, tórrida, sofocante, asfixiante en estos primeros días de verano.

Ya salía hoy por la puerta cuando varios truenos repentinos me han llevado hasta la ventana. Lluvia a cántaros, qué digo, a mares. Imposible salir salvo riesgo de perecer ahogado. Dejo el paseo para más adelante y decido leer un rato un nuevo libro que han traído hasta mis manos, "Patas arriba, la escuela del mundo al revés", de E, Galeano.

"Hace ciento treinta años, después de visitar el país de las maravillas, Alicia se metió en un espejo para descubrir el mundo al revés. Si Alicia renaciera en nuestros días, no necesitaría atravesar ningún espejo: le bastaría con asomarse a la ventana."

Una breve introducción del que promete ser un libro duro, pero interesante. Os contaré.

Las fotografías muestran dos puntos de vista de un mismo puente.

5 comentarios:

Epi dijo...

Ya nos contarás que tal es el libro... yo sigo con uno de los míos (fantasía) que es más largo de lo normal...

P.D: anoche también llovió a mares por Logroño y me pilló, casualmente, en plena calle.

Anama dijo...

Nunca he leído a Galeano, lo reservo para una temporada en la que tenga la mente "receptiva". Dicen que es precioso "El libro de los abrazos" y últimamente todo el mundo nos pide como locos el último que ha sacado ("Espejos")
Si a nadie deja indiferente por algo será... Ya nos contarás!
^^
Bikos!

Despistado dijo...

El libro de los abrazos está disponible en internet anama; tienes el enlace en mi página, en la sección para leer.
Disfrútalo.
Besos

ceftriaxona dijo...

¡Que buena pinta! Ya dirás.. Y si eso la añado a mis lista, que por cierto, gracias por recomendarme esos dos libros! Ya los añadí también!!^^

Despistado dijo...

El libro lo tengo bastante adelantado y resulta duro de leer; básicamente se trata de informaciones bien documentadas sobre la mala distribución de la riqueza en este mundo donde unos pocos tienen mucho más de lo que necesitan y unos muchos, muchísimos, carecen de lo más básico para subsistir.

Curioso nombre para una joven, ceftriaxona. Enorme capacidad de destrucción, jajaja.
Saludos