domingo, 20 de enero de 2008

Inteligencia exitosa (y 3)


Normalmente cuando hablamos de inteligencia hacemos referencia al conjunto de habilidades que posee un individuo para resolver problemas de carácter general. Pero existe también la inteligencia emocional, conjunto de capacidades que nos permite resolver problemas relacionados con las emociones, las nuestras y las de los demás.

A la hora de andar por la vida es más importante saber descifrar nuestras emociones que despejar ecuaciones de segundo grado de forma correcta. La capacidad de resolver conflictos internos, la capacidad de relacionarse y de resolver problemas de relación con los colegas depende del grado de desarrollo de nuestra inteligencia emocional.

En un examen o en una entrevista de poco nos sirve saber las respuestas si nos ponemos tan nerviosos que somos incapaces de contestar las preguntas de forma adecuada. Naturalmente, tampoco es suficiente estar tranquilo, hay que saber las respuestas y además mantener la calma.

Habitualmente pasamos mucho tiempo aprendiendo las respuestas a las preguntas, es lo que nos enseñaron en la escuela, el instituto o la universidad, pero no solemos dedicar ni un solo minuto a aprender a controlar nuestras emociones, nuestros nervios.

8 comentarios:

CASIOPEA dijo...

No te falta razon despistado,es una asignatura pendiente la de las emciones,motor de nuestras vidas ... Te dejo esta cita que me gusto... (Evita ,por encima de cualquier circunstancia,la tristeza;que tu alegria no sea fruto de las circunstancias favorables,si no fruto de ti mismo)...

Belén dijo...

Que razón tienes... la inteligencia emocional no la tienes porqué tener si eres un cerebrito... como decía aquel, no consiste en que te enfades con alguien consiste en que te enfades en el momento adecuado y con las palabras adecuadas ;)

Besos

visceras dijo...

Siempre que me examino de algo(menos mal que no es habitual lo de examinarme)cuando dicen:"escriban su nombre.....bla,bla,bla..." me tiembla tanto la mano que tengo que esperar a abrirlo y ver si me lo sé o no(eso dá igual)para poder controlarla. Es la incertidumbre, que me convierte en una nulidad.

Un beso para todos;me gusta mucho el giro que ha dado el blog porque dá lugar a intercambiar opiniones y me parece mas cálido.

jose carlos dijo...

Totalmente de acuerdo, la inteligencia emocional es más importante. Un saludo.

epi87 dijo...

Mucha razón tienes en tu post. Alguna vez he suspendido algún examen de lo nervioso que estaba... hay que estar siempre calamado.

Muriel dijo...

“EN MOMENTOS DE CRISIS, SÓLO LA IMAGINACIÓN ES MAS IMPORTANTE QUE EL CONOCIMIENTO”
Remito a la fábula sobre el perro, el mono y la pantera. Me la contaron cuando estudié mediación. Petonet aprenent de tot el que expliques.

Despistado dijo...

Hermosa cita casiopea, estoy bastante de acuerdo con que la alegría debe llevarla uno consigo y no esperar a que la traigan los demás o sus circunstancias.

Hace unos cuantos siglos Aristoteles dejó escrito que cualquiera puede enfadarse porque eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo.
Gracias por tu comentario Belen. Habitualmente leo tus páginas y me encanta lo que escribes.

Me alegro que te guste el cambio de contenidos visceras, aunque es algo que no he buscado de manera intencionada. Las cosas van saliendo así, a intervalos, sin programa previo.
Besos

La inteligencia emocional es casi, casi tan importante como el comer josé carlos.
Un saludo

Intentaremos buscar alguna estrategia que nos enseñe a controlar esos nervios epi. Un saludo

Estoy de acuerdo muriel, y para mantener viva la imaginación nunca debemos de hacernos preguntas. Un beso emotivo.

Anamá-ansiosa :) dijo...

Yo aprobé el carnet de conducir a la quinta por nervios. Pero como llevo con ellos desde recién estrenada la adolescencia... de los 17 a los 26 ya he aprendido a "controlar" bastante -hay diversas técnicas-.
Es un tema muy molesto el de los nervios, pero no insuperable. Al final tener ansiedad es como... ser miope. Hay que aprender a llevarlo y olvidarse.
Bicos