lunes, 22 de octubre de 2007

Carcassonne

Después de un último paseo matutino por el puerto de Colliure nos dirigimos hacia el centro neurálgico de nuestro viaje, Carcassonne. Situada en la orilla derecha del río Aude, esta ciudad medieval estaba situada en un lugar estratégico, lo que la convirtió en un importante objetivo de conquista durante las diferentes épocas de la historia. A consecuencia de ello las fortificaciones de la plaza sufrieron numerosas modificaciones para adaptarse a la evolución de las técnicas de guerra.

Según la leyenda, la princesa Carcas, esposa del sarraceno Balaak, al ver a Carlomagno levantar el sitio de la ciudad mandó hacer sonar las campanas. La gente gritó “Carcas sonne”, naciendo de este modo el nombre de la ciudad.

Hasta la firma de la paz de los Pirineos, en 1659, Carcassonne protegía la frontera entre Francia y Aragón. Fue magníficamente restaurada en el siglo XIX por el arquitecto Viollet-le-Duc que le devolvió su aspecto medieval, el que actualmente podemos contemplar. La ciudadela es de libre acceso y se puede pasear por sus calles y visitar el castillo de los Trencavel, vizcondes de la ciudad.

Entrada a la Cité por la puerta de la Barbacana. Desde este punto se filmaron escenas de la película de Robin Hood de K. Costner.

Entrada al castillo de los Trencavel. El puente, ahora de piedra, en sus orígenes disponía de una parte levadiza.
Por la noche, desde la ventana de mi dormitorio temporal en la ciudad, disfrutaba de esta magnifica vista de la Cité iluminada. ¡Impresionante!

6 comentarios:

Epi dijo...

Es un lugar precioso... un lugar con muchísimo encanto

Ohdiosa dijo...

reconozco que he soltado unas lagrimitas con este post...hace dos años, cuando vivi en francia, mis compañeros de trabajo me llevaron un domingo de excursion a carcassone...quedé prendada de sus calles, de sus aires de cuento de hadas, de su catredal, de sus tiendas...tambien me llevaron a "rennes le chateau" ese pueblo que esconde una misteriosa historia sobre unos documentos encontrados, un demonio que custodia una iglesa...sin duda alguna, francia es tierra de misterios y magia

Despistado dijo...

Así es Epi, como dice ohdiosa parece una ciudad de cuento de hadas.

Me hubiese gustado visitar Rene le chateau, ohdiosa, y así lo tenía previsto, pero son tantas las maravillas de esta zona que tuve que sacrificar la visita a alguna de ellas en favor de otras que en ese momento me atrajeron más. ¡Pero seguro que vuelvo!

susurradora dijo...

Dentro de poco intentare conseguir fotos como las que tu haces...tengo ganas de empezar a viajar y debo agradecerte la referencia tan grande que tu página está siendo.
Por otro lado, debes saber que tengo muchas ganas de compartir mis ilusiones fotograficas con usted,señor despistado!!!

Estas fotos del viaje a Francia me parecen preciosas...menuda travesía bonita debió ser...que sana envidia me da.

Estos días iré colgando en mi blog cositas sencillas, sin mucha extensión: canciones que están marcando este otoño, textos que voy leyendo, libros o comics que voy devorando también...todo más bien referencial.
Por si te quieres pasar a retroalimentarte...

Despistado dijo...

Ha sido un viaje fabuloso, susurradora, en parte por todo lo bello que hemos visitado, pero sobre todo porque nos ha permitido estar todos juntos durante una semana.
Agradezco mucho tus palabras porque me animan a seguir. Me esfuerzo día a día en mejorar esta humilde página y las fotografías que contiene.
Entro cada día en las tuyas con la esperanza de que algún día encontraré una sorpresa, ya sabes que me gusta mucho la música que pones. Como bien dices, me retroalimento con ella.
Besos

Kt. dijo...

Imponentes las tres imágenes pero, la segunda es la que más me gustó... me imagino parada en frente y ya me siento diminuta!

Besos.