domingo, 16 de septiembre de 2007

Parque Torre Ramona

Aquélla tarde necesitaba salir de casa, el ambiente era irrespirable y no podía permanecer más tiempo encerrado. Un calor sofocante, de los pocos días calurosos que hemos tenido este verano, no invitaba a salir a la calle, pero armado de valor traspasé el umbral y encaminé mis pasos hacia el barrio de las Fuentes, creyendo que allí encontraría un poco de frescor, dada la cercanía del río.

Está situado hacia el este de la ciudad, casi en las afueras, cercano al río Ebro. Hace cuatro décadas estaba formado por enormes huertas salpicadas de numerosas casas de campo (torres se las denomina en Aragón); los ganados pastaban libremente por los terrenos que hoy forman el Parque Torre Ramona, y el agua subterránea brotaba por cualquier parte ante mínimas crecidas de los ríos Ebro y Huerva. Y de ahí le viene el nombre al barrio. Nadie me supo decir quién era Ramona y mis búsquedas han resultado infructuosas, pero sigo en ello.

En los últimos años Las Fuentes se ha convertido en un barrio de Zaragoza con todos los servicios, y han creado una amplia zona verde, el parque Torre Ramona situada entre las calles María de Aragón, Tomás Higuera, Batalla de Lepanto y Fray Luis Urbano. Está dividido en varias zonas y es lugar de esparcimiento de niños y ancianos. Al menos ese día estaba bastante concurrido.



La verdad es que no me refresqué mucho, pero la tranquilidad del parque aclaró un poco mis ideas.

3 comentarios:

susurradora dijo...

Que parque más bonito...normal que te apetezca salir a dispersar tus ideas por lugares así de chulos, me estoy empezando a dar cuenta de que quizas haya más parques y zonas verdes en Zaragoza que en Madrid, a pesar de su diferencia de población y tamaño...
cuando comienzen mis rutas fotograficas podré decirlo con más seguridad...de momento es una ligera especulación...

Anoche me dí cuenta de que colgaste ese tema de Jacques Brel que tanto me gusta...Gracias!!!

Despistado dijo...

Seguramente, cuando empieces a recorrer Madrid te llevarás una sorpresa y descubrirás que hay muchos más rincones preciosos de los que imaginas. A mi me ha pasado con Zaragoza, y todavía no he recorrido ni la mitad de la ciudad.

Kt. dijo...

Mi madre se llamó Ramona...


Me ha gustado la vista pero, seguro me hubiese impresionado más la naturaleza que vestía hace años a este lugar, esa que hablas de casas a los alrededores y las vacas paseando.
Se ve muy artificial el parque, igual es bello.

Besos despistado.