sábado, 16 de junio de 2007

¡Estoy de vacaciones!


La necesidad de explicar racionalmente las pequeñas y grandes cosas que nos rodean, la inquietud por conocer, ha sido y es el motor de avance en el conocimiento. Y dicho conocimiento comienza y se sustenta en lo cotidiano.

Abandono temporalmente lo cotidiano, las situaciones estresantes a las que nos obliga esta sociedad en la que estamos inmersos y salgo al encuentro de nuevos conocimientos, de nuevas sensaciones que me permitan recuperar el equilibrio.

Quedan con vosotros Moustaki, Pixies, Bebe, Hardy. Y dos versiones de una azalea retocadas con Photoshop. ¡Hasta pronto!

3 comentarios:

Ohdiosa dijo...

bueno pues esperaré a que vuelvas, seguro que regresas con mil fotos estupendas!!!!!

vagamundos dijo...

Conozco un cuarto método para, poquito a poco, ir alcanzando la sabiduría... viajar, cerca o lejos, y observar lo que vas encontrando en el camino. La primera experiencia en una nueva tierra te enseña; recordar lo vivido una vez en casa te enseña un poquito más. Recordar, del latín (creo) re-cordis: volver a pasar por el corazón... precioso, lo leí en algún libro de Galeano.

Despistado dijo...

Afortunadamente las nuevas tecnologías nos permiten tomar todas las imágenes que queramos sin gasto de revelado adicional. No han sido mil, pero sí cientos de imágenes atrapadas para poder recordar y, como dice vagamundos intentar alcanzar la sabiduría (que difícil, ¿No?).

Gracias por pasaros por aquí