viernes, 20 de marzo de 2015

Después de la marejada

El mar. La mar.
El mar. ¡Sólo la mar!
¿Por qué me trajiste, padre,
a la ciudad?
¿Por qué me desenterraste
del mar?
En sueños la marejada
me tira del corazón;
se lo quisiera llevar.
Padre, ¿por qué me trajiste
acá? Gimiendo por ver el mar,
un marinerito en tierra
iza al aire este lamento:
¡Ay mi blusa marinera;
siempre me la inflaba el viento
al divisar la escollera!
(Rafael Alberti)

6 comentarios:

Hilde dijo...

Buena composición. Me gusta la repetición de las columnas.
un abrazo

Despistado dijo...

Gracias Hilde.
Un abrazo

Anaximandro dijo...

En grande se aprecias mejor las magníficas texturas y el buen trabajo en el equilibrio de la luz. La perspectiva es buenísima. ¡Un fotón!
Abrazo.

seva dijo...

Me gusta la diagonal formada por las columnas que le aportan profundidad a la imagen.
Una lástima que la primera columna haya tapado la cúspide de la colina del fondo, un saludo.

Despistado dijo...

La rampa de bajada al lugar de la toma estaba muy resbaladiza y me costó bastante bajar, pero mereció la pena.
Gracias por el comentario anaximandro.

Despistado dijo...

Tienes razón en lo de la columna, seva. Pero no siempre podemos tenerlo todo.
Gracias por pasar y dejar el comentario.