miércoles, 16 de diciembre de 2009

Aprendiendo a ver



"Buda reunió a sus discípulos y les mostró una flor de loto.
-Quiero que me digáis algo sobre esto que tengo en las manos.
El primero hizo un verdadero tratado sobre la importancia de las flores. El segundo compuso una bonita poesía sobre sus pétalos. El tercero inventó una parábola usando la flor como ejemplo.
Cuando le tocó el turno a Mahakashyap, éste se aproximó a Buda, olió la flor, y acarició su rostro con uno de los pétalos.
-Es una flor de loto –dijo Mahakashyap. –Simple, como todo lo que viene de Dios. Y bella, como todo lo que viene de Dios.
-Tú has sido el único que has visto lo que tenía en las manos –fue el comentario de Buda."
P. Coehlo


La mía es un áster de centro negro y tiene la fragancia de una margarita silvestre.

3 comentarios:

Fernando Gonzalez Seral dijo...

...una maravilla.

MªTeresa Gómez Puertas dijo...

Preciosas,me encanta como las has encuadrado.

Epi dijo...

Me ha gustado este post... hay veces que no sabemos ver las cosas más simples.