domingo, 24 de mayo de 2009

El altruismo

Es poco probable que, quienes vivan en ciudades muy ajetreadas, adviertan, saluden y ayuden a las personas con las que se cruzan a causa de lo que se ha denominado el trance urbano , un estado de ensimismamiento en el que, según los sociólogos, tendemos a sumirnos para sustraernos del incesante bombardeo de los estímulos que nos rodean. El simple hecho de prestar atención establece una conexión emocional en cuya ausencia la empatía es imposible.

El simple hecho de ver a alguien echando una mano suele tener un efecto edificante, término con el que los psicólogos se refieren al efecto que provoca en nosotros la observación de un acto bondadoso. Esa inspiración es, de hecho, el estado que dicen experimentar emocionados y aun conmocionados quienes presencian una acción amable, tolerante y compasiva.

Cuanto mayor sea nuestra atención, más clara, rápida y sutilmente captaremos, aun en situaciones ambiguas, el estado interno de otra persona. E, inversamente, cuanto mayor sea nuestro desasosiego, menor será también nuestra capacidad de empatizar.


El ensimismamiento, en cualquiera de sus formas, dificulta el establecimiento de la empatía y nos impide también, en consecuencia, experimentar la compasión. Cuando nuestra atención se centra en nosotros mismos, nuestro mundo se contrae, al tiempo que nuestros problemas y preocupaciones adquieren dimensiones amenazadoras. Cuando, por el contrario, centramos la atención en los demás, nuestro mundo se expande. En este último caso, nuestros problemas se dirigen hacia la periferia de nuestra mente y parecen empequeñecer, con el consiguiente aumento de la capacidad de establecer contacto con los demás, es decir, de actuar compasivamente.

(Inteligencia social. D. Goleman)


4 comentarios:

MªTeresa Gómez Puertas dijo...

La segunda imagen me ha recordado las que hace Isabel Diez San Vicente...una composición muy acertada.

Anama dijo...

Goleman sabe mucho; yo tengo el libro de "Inteligencia emocional" y aunque lo consulto de vez en cuando reconozco que me resultaría denso si tratase de leerlo de seguido.
Es cierto lo del ensimismamiento... os habeis fijado en la cantidad de personas que andan (andamos) con los cascos puestos por la calle? Y en las gafas de sol aunque no haga un día excesivamente claro?
Un buen post para reflexionar.
Besos

Vagamundos dijo...

Un buen texto que invita a la reflexión. Sin embargo, yo me atrevería a cambiar la palabra "compasión" por "ayuda", ya que la primera denota cierta superioridad de nosotros hacia el otro, mientras que la segunda nos coloca en el mismo plano.

Sue dijo...

Me gusta el enlace de consumo responsable que has puesto. Por aquí también hay una red de cooperativas y tiendas de comercio que optan por un mercado más responsable. Ya nos iremos pasando información. Un besito.