lunes, 13 de abril de 2009

La Orotava

En el valle que lleva el mismo nombre se encuentra este municipio de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, y está situado en la falda norte del Teide, ofreciendo un fuerte contraste con la falda sur que presentábamos en la entrada anterior. El verde está presente de forma manifiesta. Cuando pasé por allí una espesa niebla lo cubría todo de forma intermitente, pero aún así, a intervalos, pude disfrutar de un paisaje de inmensa belleza.


El casco urbano es de gran interés artístico y cultural y se compone de varias calles que conservan la apariencia que tenían en los siglos XVII y XVIII. Por eso se recomienda callejear por el pueblo, por sus calles empinadas y por sus tranquilas plazas. Destaca la casa de los balcones (hoy dedicada a la elaboración y venta de productos de artesanía, principalmente encajes) y algunas mansiones de la aristocracia asentada en la población tras la conquista a los guanches (precisamente aquí terminó la conquista de Tenerife el 25 de julio de 1496 con la llamada Paz de Los Realejos, erigiéndose, con tal motivo, en honor al patrón de España, el primer templo cristiano de la isla de Tenerife, la Parroquia Matriz del Apóstol Santiago).

Desde el patio de una de estas mansiones fueron tomadas las fotografías que hoy presento, mientras disfrutábamos de un sabroso café como hacía tiempo no saboreaba. Previamente habiamos tomado una comida típica de la zona en la marquesa, una fonda cercana (a pesar del nombre el local correspondía a una humilde casa, pero con una cocina casera impresionante y económica).

Existen decenas de aves diversas en Oceanía que destacan por sus increíbles plumajes, exuberantes formas y brillantes colores. Es precisamente de estos pájaros, las aves del Paraíso, de donde toman el nombre las "Strelitzia Reginae", una exótica variedad de flor originaria de África del Sur que ha encontrado su hueco en muchos hogares, no sólo como planta de jardín, sino como un elemento decorativo espectacular en forma de flor cortada. Se trata de una flor que abunda mucho en todos los jardines del valle de la Orotava.

4 comentarios:

Manuel Arribas dijo...

Paisaje para el disfrute... y más con un buen café y se supone que una buena compañía.
Esa flor con un desesfoque del fondo... uff!

Despistado dijo...

Gracias por el comentario manuel; intentaré ese desenfoque que comentas.

MªTeresa Gómez Puertas dijo...

Me gutan todas...aunque en la segunda le falla un poquito el cielo(pero solo es una opinión personal).
Un abrazo.

Fernando Gonzalez Seral dijo...

...que bien te lo pasas...