domingo, 4 de enero de 2009

de mascotas

Muchos expertos aseguran que los perros acaban pareciéndose a sus dueños, no sé si será verdad. Lo que es innegable es que cada perro tiene su propio carácter y personalidad (no sé si será correcto denominarlo así). Y al igual que ocurre con los humanos, el carácter se va forjando con los años, a base de sus propias experiencias. Pero es importante que sea el perro el que se adapte al humano y no al revés, de lo contrario será muy difícil invertir el proceso.

Nesca es una perrita tranquila a la que le gusta posar; contrariamente leo es un perro inquieto que no suele estar quieto mucho tiempo, pero en esta ocasión también quiso salir en la foto. El gato se lleva bien con ellos, aunque yo creo que en realidad pasa de los dos, al menos en aparicencia.

Yo no tengo perro, pero me comentan los respectivos dueños de nesca y leo que tener uno supone muchos beneficios: por una parte les ayudan a llevar una vida menos sedentaria, les obliga a hacer más ejercicio porque hay que sacarlos a pasear a diario, y no una sola vez. Por otra parte les ayuda a relacionarse con otras personas, lo que mejora bastante su estado de ánimo.
Pero algún inconveniente habían de tener: aunque uno no tenga ganas de salir un día, hay que hacerlo por obligación, porque los perros tienen sus necesidades.
Así que, de momento, me conformaré con tener sólo un gato. Hace compañia y de vez en cuando viene a acariciarse en mi o a solicitar mi compañia. A veces con demasiada frecuencia, pero no me obliga a llevarle de paseo con horario fijo...

5 comentarios:

MªTeresa Gómez Puertas dijo...

Me encantan los perros a lo largo de mi vida he tenido dos a los que he adorado,pero es verdad que necesitan sus tres paseos diarios y eso suele limitarte para hacer otras cosas...pero mientras los tienes no te lo planteas merece la pena.
Yo tengo ahora dos tortugas como tu Tomasa que tampoco necesitan que les des paseos.

Anama dijo...

Mi mascota es una planta.
En cuanto a animalitos, sólamente tuve un pajarito... un Diamante Mandarín que era precioso y se llamaba "Pepito".
Cuando falleció lo pasé tan mal que decidí que nunca más tendría animales; es por eso de evitarse momentos malos cuando, siguiendo las leyes de la naturaleza, se mueran antes que uno :(
Ya sé que lo bueno que aportan debería pesar más que esa visión pesimista pero...
Abrazos

Patricia dijo...

Me ha encantado este párrafo: "Así que, de momento, me conformaré con tener sólo un gato. Hace compañia y de vez en cuando viene a acariciarse en mi o a solicitar mi compañia. A veces con demasiada frecuencia, pero no me obliga a llevarle de paseo con horario fijo..."

Yo tengo dos gatos y sé perfectamente a lo que te refieres. Personalmente me gustan mucho más que los perros, su manera de ser más independiente, tan "suyos", me parece de lo más interesante. A la vez son cariñosos, por lo menos los míos: me vienen a recibir a la puerta todos los días cuando llego a casa, en cuanto me siento en el sofá los tengo a los dos peleándose por subírseme al regazo... vale que dejan pelos por todas partes, me roban los paquetes de pañuelos para ponerse a jugar y llegará un día en que se irán y, como dice Ana, lo pasaré realmente mal, pero creo que todas las experiencias que estamos compartiendo juntos todos estos años, valdrán la pena con creces. (Lo mismo se puede aplicar a los perros, pájaros, chinchillas o cualesquiera otra mascota)

Y para terminar una pregunta: ¿el gato de la foto es el tuyo?

Biquiños!!^^

Despistado dijo...

Es verdad que los animales hacen mucha compañia y se les toma mucho cariño, por lo que no es de extrañar que se pase mal al perderlos; yo todavía no he tenido que pasar por ello, de modo que no puedo valorar ese dolor, pero lo entiendo.

El gato de la foto no es el mio patricia, aunque tiene los colores muy parecidos. La de la foto es una gata, se llama katy y comparte su territorio con el perro leo. El mio es un gato y no suele salir muy favorecido en las fotos, es poco fotogénico. Por eso no sale en el blog, no quiero traumatizarlo, jejeje.

Besos

Mapachito dijo...

Efectivamente tener un perro da muchas más satisfacciones que obligaciones, pese a que, no lo vamos a negar, sipone un cierto sacrificio si lo quieres tener bien y no vives en una gran casa de campo.

Respecto a lo de parecerse, madre mía, a mí me lo han dicho ya dos veces, pero porque mi perro es muy peludín y yo llevo melena muy larga. De caracter es mucho más listo que yo y que la mayoría de humanos que conozco ( me dan ganas de colarlo en un examen muy difícil que se me atraganta ja ja ja, eso ya es broma ).

Yo creo, es opinión mía, que las personas que preferimos acompañarnos de perros en lugar de gatos, teniendo la elección libre, somo más sociables y más fieles, al menos quienes no abandonamos a nuestros nenes, claro está...

Un saludín :)