lunes, 8 de diciembre de 2008

Buscando en el interior

El hombre, al menos una vez en la vida, debe perderse en un erial y experimentar la soledad absoluta, sana, un poco aburrida incluso. Y así descubrirá que depende completamente de si mismo y conocerá sus capacidades potenciales. (H Murakami)


6 comentarios:

MªTeresa Gómez Puertas dijo...

Bien captados los colores del otoño...y ese mar en calma.
Una cosilla tienes una pequeña mancha en el cielo de la segunda foto,como una gota igual estaba en el objetivo y no en el sensor.
Siento que no nos puedas acompañar a Monegros este fin de semana...si hacemos algo más ligero descuida que te avisare.
Un abrazo.

Despistado dijo...

Gracias por el comentario mª teresa, me había pasado totalmente desapercibido. Seguramente era una gota de agua en el objetivo, aquel día lloviznaba a intervalos en St Andrews. Ya lo he corregido.
Saludos

Kt. dijo...

.

Hola Despistado, me gusta la cita que has hecho, comparto mucho ese pensamiento y parto de que si no nos conocemos a nosotros mismo y nuestras capacidades y debilidades, no seremos muy asertivos al momento de enfrentar ciertas situaciones. Para conocer nuestro verdadero yo, es necesario regalarnos sabios minutos de soledad.
Un beso enorme, espero que te encuentres muy bien, hace mucho que no te leía, y llevo días queriendo pasar a leerte despacio, leer lo que me he perdido, porque tu blog no es de esos para pasar y comentar por comentar, en mi humilde opinión pienso que en tu blog, especialmente en tus textos, tus palabras y reflexiones, se crece.

Kt. dijo...

.

Olvidé decirte que está muy linda la canción "Hotel California", me recuerda mi infancia.

Feliz fin de semana.

Despistado dijo...

Es un placer volver a sentir tu voz Kt. y saber que sigues estando ahí. También es un placer sentir la bondad de tus comentarios, aunque, sinceramente, creo que no soy merecedor de ellos.
Prometo visitar tus páginas en cuanto pueda, y ya he visto que se han multiplicado.
Saludos

Vagamundos dijo...

Ayer mismo comentábamos que gran parte de los "occidentales" , inmersos en el rápido vaivén de la sociedad que les rodea, está perdiendo el contacto con sus orígenes, perdiendo su esencia como ser humano. Quizá no ande tan desencaminado Murakami.