miércoles, 30 de abril de 2008

Expo 2008 Zaragoza


Desde hace unos meses, de forma intermitente, suelo pasear por los alrededores de la expo: el paseo de ranillas, la Almozara, el puente del milenio y, en la última semana, la pasarela de Manterola, o del voluntariado, como han dado en llamarla. Una construcción curiosa, con su enorme mástil apuntando hacia el cielo, que transmite vibración al caminar sobre ella, aunque no haga viento; imagino que por exigencias técnicas que escapan a mis nulos conocimientos sobre la construcción de puentes.



Durante estos paseos siempre tengo la sensación de que las obras no se terminarán a tiempo para la inauguración y es bastante probable que con alguna de ellas así suceda, pero poco a poco ese rincón del Ebro va mostrando sus estandartes cada vez más avanzados. En mi última visita, además de cruzar la pasarela, pude contemplar las taquillas frente al pabellón puente prácticamente acabadas. Además pude hacer algunas tomas del Pilar desde un punto de vista hasta ahora imposible (algún día aparecerán por aquí).


5 comentarios:

Epi dijo...

Yo creo que no se van a acabar a tiempo las obras.

visceras dijo...

Nosotras tampoco...

CASIOPEA dijo...

Arriba queriamos decir, que nosotras tampoco estamos seguras, de que se terminen a tiempo las obras...

Despistado dijo...

Yo también lo creo, pero también estoy seguro de que al final maquillarán un poquito las carencias y nos hará creer que todo se terminó a la perfección.jaja, es lo que suele ocurrir siempre con estas grandes obras. ¿O simplemente son obras grandes?

Anónimo dijo...

He estado este puente del 1 de Mayo visitando a mis padres en Zaragoza y también yo he estado vibrando sobre el Puente del Voluntariado y me ha resultado preocupante ver toda la zona en obras y lleno todo de escombros. Ojalá salgamos airosos de ésto. Me gustaría por mi tierra ... Ya tengo mi tarjeta Fluvi preparada!
Un saludo,
Chloe