miércoles, 12 de agosto de 2009

Desde la carretera

Cuando viajo, sea por carretera o en tren, siempre procuro llevar la cámara conmigo, cerca de la mano, aunque sólo sea la pequeñita de bolsillo, ¡ocupa tan poco!. Las pocas veces que no lo hago tengo la sensación de perderme un montón de bellas imágenes, aunque sé que no es así porque siempre quedan prendidas en mi retina. Lo que sí ocurre es que no puedo mostrarlas aquí.

Y en cuántos viajes la lluvia hace acto de presencia de forma intermitente entorpeciendo nuestro devenir por las carreteras. En esos días me gusta parar un rato al borde del camino, con las primeras gotas o con las últimas, cuando el sol baila entretenido por las nubes.

En esas ocasiones el cielo es espectacular, y el olor del aire, ay, que olor tan especial el de la tierra mojada.

3 comentarios:

MªTeresa Gómez Puertas dijo...

Has conseguido tres imágenes muy buenas...los cielos con nubes son mucho más agradecidos en fotografia.
Lo de llevar una camara siempre enciam es una buena idea,ahora existen compactas que disparan tambien en raw y dan una calidad aceptable....y siempre es mejor un jpg que nada.

Fernando Gonzalez Seral dijo...

...estoy con lo que dice Tere, los cielos son muy agradecidos y de una simlpe fotografía, con cielos impactantes, puedes sacar una buena fotografía

Epi dijo...

Unas fotos muy buenas, ojalá tuviese algo de habilidad para las fotos. O tener tanta suerte de poder sacar unos paisajes tan maravillosos.