viernes, 5 de septiembre de 2008

Los ositos gominola

Estos ositos son obra del artista Eladio de Mora, alías “dEmo” y están fabricados de fibra de vidrio y poliéster. Todos iguales en su forma, pero de diversos colores, en numero de 60 formaron parte de una exposición ubicada en el consistorio y en la gran Vía de la capital riojana, Logroño. Tuvo lugar en primavera del año 2007. Dos metros de altura los situados en la calle, 60 cm los de la cornisa de la casa consistorial.


Según el autor, el impacto de su obra estaba asegurado por la expectacularidad del escenario donde fueron ubicadas, y estaba previsto el recorrido por diversas ciudades europeas y americanas. También había sido invitado a la bienal de Venecia y a la inauguración de la Copa América en Valencia.

Según el alcalde este tipo de iniciativas estaban dirigidas al distrute ciudadano y agradeció a las empresas el bonito detalle con los logroñeses (la promotora del evento era la pareja de un conocido político y al parecer cobró unos cuantos kilos gracias a la exposición, por supuesto a cargo del contribuyente).



Los logroñeses opinaron: ¿Y esto que és?, ¡Vaya chorradas ponen aquí!, De momento me han impactado, pero no sé si para bien o para mal, ¡Pues yo no le veo la gracia!, y otras frases por el estilo que pudieron leerse en la prensa local. Pero al parecer nadie dijo: a mi que me devuelvan el dinero.


Los tienen como el caballo de Espartero

5 comentarios:

Epi dijo...

El artista llevaba razón en lo que no iba a dejar indiferente a nadie. A casi nadie que yo conozca le gustó la exposición, a mí tampoco me hizo mucha gracia la verdad.

Muy buena la frase final XD.

Anama dijo...

Jaaaaaaaaaaajajajajajajaja! qué pasada!
Es que vamos, yo me levanto y veo esa explosión de arte y me quedo a cuadros...
Es lo de siempre, si metiesen la pasta que han gastado en esa tontería en lo que realmente importa, otro gallo cantaría, pero bueno, que más da que gente se muera de hambre si podemos disfrutar de ese espectáculo colorista.
Bah, ahora me estais recordando unos angelotes extrañísimos que nos endilgaron unas navidades por las calles, que eran super surrealistas, costaron una millonada y al final les cayó una tormenta y como los muy ineptos no los guardaron a cubierto se esmoñaron.
Los políticos se aburren, está claro.
-.-

Sue dijo...

Sin comentarios.
(Por cierto, después del descontrol de agosto ya estamos de vuelta).
Un besito

visceras dijo...

Yo creo que esto tenía que haber forma de prohibirlo;¡que las exposiciones (y muchas cosas) pasen un control de calidad!. Me parece una tomadura de pelo vergonzosa.

One Minute Alone dijo...

Me recuerda a la inciativa aquella con los toros pintados de colorines... creo que pasaron por toda España y el extranjero...

Aún le busco la gracia... aunque alguno estuviera efectivamente bastante bien pintado.

Ares.