jueves, 9 de agosto de 2007

Parque y Fuente de los Incrédulos


Cuando Carlos III ordenó al canónico Ramón Pignatelli crear un gran cauce de agua que uniese el Cantábrico con el Mediterráneo, muchos rieron a carcajadas con la idea. Sin embargo, Pignatelli construyó el Canal y llevó el regadío desde Navarra hasta Zaragoza en un recorrido paralelo al rio Ebro. Para burla, mandó construir una fuente de agua potable con la inscripción: "D.O.M. INCREDULORUM CONVICTIONI ET VIATORUM COMMODO" (Para convencimiento de incrédulos y alivio de caminantes). La fuente aún permanece en la Vía Ibérica y se puede visitar con los autobuses 30 y 41 (desde Independencia y Constitución). Pregunten al conductor dónde deben bajarse.

Con algo de suerte encontrareis algún anciano de la vecindad que amablemente os explicará la historia de la fuente.






4 comentarios:

Ohdiosa dijo...

pasaba muy a menudo por esa fuente cuando era pequeña e ibamos al pueblo...mi padre siempre decía "mira , la fuete de los incredulos" pero nunca me explicó el porqué de su nombre...luego un día, me dio por investigar y conocí la historia...

me has traido muchos recuerdos!

Epi dijo...

Gracias por mostrame rincones de esta ciudad. No sabía la historia de esta fuente.

Hasta pronto.

Despistado dijo...

Se trata de una curiosa historia que a mí también llamó la atención.
Saludos

Antonio dijo...

Conozco la fuente desde pequeño (década de los 50), y también la ermita del Pilar que estaba cerca, (fue también construida por Pignatelli). La fuente fue desmontada y desplazada al ensanchar la carretera de Valencia. La ermita desapareció en esa época.